El gobierno de Berlín ha estrenado una nueva ley que limita la actividad de Airbnb en esta ciudad alemana de forma similar a lo que ocurre en Barcelona y Madrid donde la actividad de Airbnb se ve también limitada en sus actividades de alquiler temporarios de viviendas de manos de sus dueños. En el caso de Barcelona, Airbnb ya ha sido multada y todas las viviendas que se dediquen a esta actividad deben encontrarse en un registro que las regule como viviendas turísticas, obligándolas así a tener cumplir unas normas y a tributar por dicha actividad.

No pasa esto en Londres, Amsterdam y París, donde se han sabido adaptar a las nuevas dinámicas del mercado de alojamientos para turistas, como el caso de Airbnb, con nuevas legislaciones que sí permiten los alquileres temporarios para turistas y entre particulares.

A partir de ahora y con la nueva ley de Berlín, a través de Airbnb los dueños ahora no pueden alquilar departamentos completos y sólo podrán alquilar habitaciones en propiedades pero no más la propiedad completa.

Nuevos problemas para AirBnb, ahora en Berlín 1

Según lo publicado por el periódico inglés The Guardian:

El jefe de desarrollo urbano de la ciudad, Andreas Geisel, ha asegurado que con esta nueva legislación se pretende contar con “un instrumento necesario y sensible frente a la escasez de vivienda en Berlín … estoy absolutamente decidido a devolver dichos apartamentos sustraídos a la gente de Berlín y de los recién llegados “.

Parece ser que los precios de las viviendas de alquiler en Berlín se han disparado un 50% entre 2009 y 2014 y ahora el Ayuntamiento de Berlín ha optado además por hacer un llamamiento a la ciudadanía e instarles a que de forma anónima informen de pisos con comportamiento sospechoso. En otras palabras, premian a los buchones.

Y quien no cumpla, será considerado un infractor que podrá sufrir multas de hasta 100.000 euros en caso de alquilar sus viviendas enteras de corto y largo plazo,  sin permiso del ayuntamiento de la ciudad. No así los alquileres parciales de una o varias habitaciones, estando de momento plenamente legalizados en la región.

Pero esta nueva normativa, que arrancó el 1° de mayo,  no afecta sólo a Airbnb sino a todas las plataformas con el mismo negocio como Homeaway o Windu, la que ha presentado una demanda contra esta normativa que acaba de entrar en vigor.

El resultado es que, a partir de esta nueva legislación, el número de viviendas ofertadas en Airbnb de Berlín han caído un 40%.

No votes yet.
Please wait...