Este vuelo fue el más barato que encontré con mi buscador favorito SkyScanner, entre los vuelos low-cost de Europa, e incluyó en la tarifa económica una valija grande de hasta 23 kg y un carry on de 10 kg.

Tenía código compartido (codeshare) entre Aeroflot, la aerolínea de bandera rusa, y Rossiya Airlines, la segunda aerolínea de bandera rusa, ambas pertenecientes al estado ruso. De hecho lo compré como un vuelo de Aeroflot y luego me enteré que lo iba a operar Rossiya.

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 4

Quiero destacar la puntualidad: fue el primer vuelo puntual que he tomado en AÑOS. Apenas tres minutos de demora de lo programado, la nada misma.

El avión en el que volamos era un Airbus a319 y no disponía de entretenimiento a bordo, una revista de la aerolínea anticipándote en RUSO lo que te espera en San Petersburgo y nada más:

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 8

Unir Praga con San Petersburgo, en este vuelo directo, tomó dos horas y media, e implicó un cambio de hora a la hora rusa de una hora. Y no digo más “hora”.

Apenas subimos, fotografié de pasada las butacas de Business con disposición 2+2, que si bien son mucho más cómodas, no me resultaron para nada tentadoras, menos todavía teniendo en cuenta la diferencia de costos para un viaje de dos horas. No es que hubiera en algún momento considerado Business, pero a veces paso y digo “qué placer viajar acá”, y no fue este el caso:

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 5

Mientras que la disposición de asientos de este Airbus para Economy era 3+3, donde viajamos los hedonistas de clase media:

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 6

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 9

El espacio de piernas era correcto, no choqué para nada, dentro de lo habitual (a diferencia de la estrechez del vuelo con SKY Airline):

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 10

La reclinación de los asientos era mínima, ese es un punto en contra, pero como el vuelo duraba tan poco, no afectó y nos desmayamos igual en una siesta.

A diferencia del vuelo por SmartWings entre Madrid y Praga, en el que fueron bien miserables porque ni agua nos dieron, a pesar de que les pedí, y en Rossiya Airlines nos incluyeron un refrigerio respetable: te o café, con opción de leche líquida (nada de leche deshidratada o polvitos sintéticos), otro vaso con agua mineral y un scon de avena con cascaritas de naranjas que estaba BUE-NÍ-SI-MO!

Vuelo de Praga a San Petersburgo en AeroFlot 11

En resumen, si tenés que viajar con Rossiya Airlines dentro de Europa, es una buena opción a un precio correcto y que además te incluye una valija grande en la tarifa. Es un vuelo mejor, en todo sentido, al que hicimos con RyanAir entre Madrid y Berlín.

Recomiendo este vuelo.

 

No votes yet.
Please wait...